La Colección

En el interior de La Casa-Museo Antonio Padrón podremos contemplar una importante y significativa colección de obras del pintor galdense, que podríamos diferenciar en tres etapas:

  • Una primera etapa de aplicación de las técnicas aprendidas en sus años de estudiante, en ella podemos observar su definición como pintor indigenista. Desde el primer momento, Antonio pinta personas humildes de su entorno más cercano, escenas rurales costumbristas y bodegones con productos y paisajes típicos de la zona.

  • Posteriormente, en un segundo momento, Antonio pasa por una etapa de experimentación. Durante estos años, se vuelve más vanguardista, todo vale, mezcla las pinturas con tierras, descompone las figuras en formas geométricas, incorpora todo tipo de materiales en sus abstracciones, etc. Investiga, inicia diversos caminos que luego desecha, es un pintor inquieto y curioso.
  • Por último, a partir del año 64, parece encontrar su "estilo". Su pintura es más profunda, más expresiva, más contundente. Toda la búsqueda realizada con anterioridad cobra sentido y se plasma con eficacia en sus últimas obras.

 En la Casa-Museo, además de la obra pictórica, podemos descubrir sus esculturas en barro y cantería de Gáldar, así como algunas piezas de arte decorativo como las calabazas coloreadas y los banderines.